1

El tren de claves y el Manifiesto “del Hormiguero”

Hoy, después de mi obligada lectura de los posts de Sobejano (son de esos que siempre te hacen pensar) y sus Lecciones para emprendedores, he estado revisando algunos otros artículos antiguos que tenía marcados bajo etiquetas similares. Y me ha hecho ilusión encontrarme con uno de hace ya tres años, en el que Juan hablaba sobre el Manifiesto del Tren de Claves. Y revisando, revisando (cómo se nota que es “juenes”, o jueves-lunes), también he recuperado un post mío, de octubre del 2006, en el que también hablaba de la “manida”, pero actual, publicación del siglo pasado. Yo lo traduciría mejor por Tren de “Pistas”, porque realmente es un conjunto de “pistas”, una detrás de otra, sobre las relaciones. Viene al caso especialmente porque en esos días de inicio del 2006, un grupo de muy buenos amigos decidieron hacerse su propio “hormiguero”, es decir, su propia empresa, y emprender una nueva aventura juntos. Por eso el inicio de un Manifiesto del Hormiguero, cuya pretensión no era más que les permitiese plantear sus propias dudas y espectativas… Lo reproduzco a continuación y, quizá, pueda ser entretenido para algún amable lector… Sobre todo pensando en que hoy nos podemos volver a encontrar en una encrucijada vital, en la que muchos de nosotros recapacitamos seriamente sobre la alternativa de generar autoempleo, de poner en marcha nuestro proyecto, de crear nuestra propia empresa… Y la mayoría de las ideas que se trasmiten, en ambos manifiestos, pueden ser más que aprovechables!
Hace algún tiempo leí un documento que cambió algo en mí. Se trataba del Manifiesto del Tren de Claves (The Cluetrain Manifesto). El documento, breve, consistía en una serie de principios (algunos hilados, otros no) sobre las empresas y sus relaciones con las personas (mercado).
Por si alguien todavía no se lo imagina, un tren de claves consiste en una sucesión de tesis o principios sobre un determinado tema, que después pueden servir para enfocar una acción determinada. En el caso del Manifiesto, algunas de las tesis que aporta son bastante radicales: “los mercados son conversaciones”, “los hiperenlaces socavan las jerarquías” o “la paranoia mata la conversación”.
La mayoría de las claves son críticas directas a los actuales canales de comunicación de las empresas con sus mercados. Aunque es cierto que algunas empresas están cambiando ya, según el manifiesto el fin se avecina… “La falta de conversación mata a las empresas”, “hay dos conversaciones aisladas: una en la calle y otra en las organizaciones”, “los mercados se organizan y se vuelven inteligentes, las empresas se aíslan y no escuchan”, “la publicidad (actual) no funciona”, “los mercados consisten en seres humanos, no segmentos” y así, hasta 95 frases (algunas, realmente lapidarias). Recuerdo que cuando lo leí tuve la sensación de haber aprendido algo. ¿Qué pensáis vosotros?
 
Estamos en fase de lanzamiento de una nueva idea, iniciando una aventura en la que nos hemos embarcado bastantes personas. Todas queremos aportar algo, trabajando duro para sacar este proyecto adelante. Como si de hormigas se tratase… Así que también puede ser un entretenimiento interesante iniciar un tren de claves sobre este “hormiguero”: el Manifiesto del Homiguero. ¿Qué ideas tenemos las hormigas sobre el proyecto y cómo llevarlo adelante? ¿Qué cosas tendríamos que tener en cuenta? ¿Qué límites y líneas de acción nos marcamos? ¿Qué nos preocupa? Comienzo, a ver si nos vamos animando:
Las  tres primeras “pistas” eran mías, como se deducirá de su simpleza, así que adjunto las que se fueron añadiendo posteriormente. Creo que hay algunas ideas que no tienen desperdicio y cuya vigencia podría resultar algo sorprendente (más de seis años después) y útil… especialmente para nuevos emprendedores….
1 – Nuestro hormiguero no es el único que existe.
2 – Todas las hormigas somos distintas.
3 – En el aprovechamiento de la diversidad, radica el poder del hormiguero.
4 – El hormiguero es innovación.
5 – La innovación ayuda a evolucionar.
6 – El que evoluciona se adapta al mercado.
7 – El hormiguero innova para adaptarse al mercado.
8 – Todas las hormigas tendremos voz.
9 – Todas consideraremos el hormiguero nuestra casa.
10- Y, como nuestra casa, procuraremos que el hormiguero “esté limpio” y “tenga un orden”.
11 – El tamaño del hormiguero no importa. El tamaño del mercado, sí.
12 – Un hormiguero adaptado al mercado, es un hormiguero feliz.
13 – La actividad del hormiguero no limitará la vida fuera de él.
14 – La calidad en los servicios es la razón de ser del hormiguero.
15 – La adaptación al mercado sera paulatina y constante.
16 – Las hormigas con grandes ideas y afan de superación seran bienvenidas al nuevo hormiguero.
17 – Las hormiguas con pequeñas ideas y afán de superación también serán bienvenidas.
18 – Todas las hormigas somos importantes.
19 – Un hormiguero sin hormigas no es un hormiguero, es sólo un agujero en el suelo.
20 – El valor de un hormiguero es mayor que la suma de valores de las hormigas que lo componen.
21 – La constancia en pequeños detalles construye Las Grandes Cosas.
22 – Si es necesario, la risa es un tranquilizante sin efectos secundarios.
23.- El hormiguero tiene que pensar en grande y actuar en pequeño.
24 – La simbiosis será el modo de relación entre hormigas.
25 – Una hormiga motivada es una hormiga feliz.
26 – Una hormiga feliz trabaja de forma muy eficiente.
27 – Una hormiga eficiente es buena para la empresa (el hormiguero).
28 – Una hormiga buena para la empresa (el hormiguero) es recompensada por ello.
29 – Una hormiga recompensada es una hormiga motivada.
30 – La colaboración con otros hormigueros es imprescindible.
31 – …
Qué os parece … ¿seguimos con el manifiesto?

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *